sábado, 5 de junio de 2021

Piscinas comunitarias. Sabemos lo ocurre






En una piscina mediana, de 200m2 de lámina de agua, pueden entrar simultáneamente 100 personas; en una jornada de ocho o diez horas la afluencia se multiplica por tres o por cuatro.

Administrar, controlar, la afluencia de los propios usuarios y de los invitados no es tarea sencilla. Podría resultar una misión imposible, y cuando menos incómoda e ingrata, el denegar el acceso o expulsar a algún presente no autorizado.
 
 
 
¿Qué le diríamos a un intruso y quién sería el encargado de decirlo? ¿El socorrista, el conserje, alguno de los vecinos…?

Un torno o molinete de control de acceso daría la cara por usted, restringiría la entrada a las personas no autorizadas, y de esta forma estaríamos ofreciendo exclusividad y la tranquilidad de que a sus instalaciones, por seguridad y eficiencia, sólo pueden acceder personas previamente autorizadas.




Visita nuestro canal Youtube



Contacte sin compromiso. Le ofrecemos la solución más idónea a su necesidad concreta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario